Descompresión

3/03/2012
La mujer de carne y hueso que vive en mí tiene miedo a bucear. Le dan miedo las profundidades. Nunca ha nadado bajo el agua por temor a no poder emerger de nuevo a la superficie. 
Dice que bajo el agua pierde la orientación y el control de sí misma.  Dice que una vez creyó no tocar el fondo y eso ya le provocó una ansiedad que casi la hunde para siempre.
Sin embargo,  el placer de dejarse llevar la atrae. Y yo, que lo sé, la incito a lanzarse. 
Últimamente no paro de provocarla. Para convencerla me sumerjo yo primero. 
Le explico que, una vez inicias la inmersión, la clave está en relajarse y saber que, para volver a la superficie, siempre hay que hacerlo por tramos. Si la profundidad es tal que nos causa terror no podemos volvernos de forma atolondrada. No podemos ascender rápido para salir huyendo. Hemos de hacerlo parando en ciertos tramos de nuestra retirada hacia la superficie. Hemos de dominar el arte de la descompresión. Sólo así vuelves a respirar segura y no sufres trastornos.
Ella toda esta teoría la entiende, pero le falla la práctica. Es por eso que lo que contaremos aquí irá por tramos, para que vaya aprendiendo. Lo que ocurre es que, en los tramos de descompresión, esos tramos en los que se detiene para volver a la superficie, necesitará de vuestros comentarios.
La mujer de carne y hueso que habita en mí me utiliza para aprender a bucear y necesita que la ayudéis para volverse a lanzar y continuar bajando tramos.


video



FUE SIN QUERIENDO

Estoy frente a la entrada y las puertas no se abren.
Por un momento decido que si no se abren pues no entro. Si no entro es como si no hubiera venido.
Pero si vengo y no entro me quedará esa triste sensación de las cosas que se dejan ir para que no pasen.
Mi cuerpo, que no mi mente, hace un ligero movimiento de retroceso y en ese preciso instante el sensor me detecta y las puertas se abren suavemente, dándome la bienvenida. Ya estoy dentro,
Con un hilo de voz sorprendo al recepcionista, que separa la vista de la pantalla del portátil para indicarme por donde se va hacia la cafeteria del hotel. 
Atravieso todo el recinto circular, decorado con diferentes tonalidades de azul, casi mareantes.


.....descompresión...


5 comentarios:

  1. No soy un Premio Nobel, pero juraría que no está completo.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, soy Espaugyl.

    ResponderEliminar
  3. Soy tímido Luzubel-VictorIV

    ResponderEliminar